miércoles, 25 de junio de 2014

PICARESCA Y NECESIDAD

Picaresca y necesidad

La Ley de Dependencia, de 2006, se aprobó en plena bonanza. Ahora que toca gestionar la precariedad hay que extremar los controles





La Comunidad de Madrid ha detectado en dos años casi 6.000 casos de ayudas a la Dependencia que se estaban recibiendo indebidamente. 

Las situaciones más extremas son las de familiares que, una vez fallecidos los beneficiarios, seguían cobrando.

La Administración autónoma ha reclamado a los herederos de estas personas cinco millones de euros y ya ha recuperado la mitad del dinero. 

De los seis millones y medio de habitantes que tiene la Comunidad de Madrid, el 1,3% percibe algún tipo de ayuda amparada en la Ley de Dependencia: familiares-cuidadores de enfermos, personas que requieren asistencia domiciliaria o usuarios que acudena los centros de día.

En 2012, la comunidad destinó de promedio 14.300 euros por dependiente (la media nacional fue de 9.200). 

Puede ser que la picaresca esté detrás de algunos de estos cobros irregulares y fraudulentos, pero muchas de las anomalías detectadas tienen un origen bien identificado: el descontrol de la Administración.

A veces, la descoordinación —en forma de duplicidades— juega a favor del beneficiario. Pero no son pocos los casos en los que la burocracia causa que el dependiente reciba una ayuda a la que tiene derecho cuando ya ha muerto.

El Instituto de Mayores y Servicios Sociales (Imserso) alertaba a principios de año de que casi 190.000 personas que tenían reconocido el derecho a alguna de las ayudas recogidas en la ley seguían aguardando. 

La media de espera viene a ser de ocho meses, y no solo por el embrollo del papeleo, sino porque las Administraciones carecen de financiación suficiente y han cortado el grifo a uno de los colectivos más débiles: los mayores con discapacidades.

La Ley de Dependencia, de 2006, fue un gran avance del Gobierno de Zapatero. 

Se aprobó —sin claridad sobre su financiación— en plena bonanza y por eso ha sido una de las que más ha acusado la crisis. 

Ahora que toca gestionar la precariedad hay que extremar los controles: para que no cobren los fallecidos, pero también para que quienes necesitan ayuda la reciban antes de que se mueran.

Fuente  :   http://elpais.com/elpais


5 comentarios:

  1. Este año he presentado mi primer libro, "Cómo nos engañaron con la Ley de Dependencia". Si a alguien le interesa una visión crítica sobre lo que ha pasado estos últimos años, aquí tenéis una.

    ResponderEliminar
  2. Apuntar con el dedo a 6.000 personas que quizás han cobrado de la dependencia sin derecho lo encuentro ruín. Han sido más de un millón doscientos mil los que han cobrado algo por lo que 6.000 no es una cifra alta. Además, la culpa claramente es de quienes tenían que controlan no de los dependientes.

    ResponderEliminar
  3. En 2015 nos dicen que lo que pagan los ciudadanos como copago es más que lo que paga el estado como aportacion al sistema de la dependencia. Que se lo digan a quien está pagando una residencia de mayores prvada en Valencia o una residencia concertada en la comunidad de Madrid

    ResponderEliminar
  4. Tengo un familiar de la provincia de Barcelona que empezó a cobrar este mes la Ley Dependencia.
    Pero en este pago solo le ingresan el primer mes. .. y digo yo. . Cuando pagarán los atrasos m?
    Alguien m dijo q al mes próximo ya le pondrian una parte de atrasos.
    Podrían concretarme? Saludos

    ResponderEliminar